All posts tagged historias y misterios

bolas chinas misterios historia

Para hablar de las bolas chinas, primero hay que remontarse a su origen oriental. Y éste no es precisamente chino sino japonés. El nombre pues se debe a que viajeros nipones llevaron este juguete erótico del Imperio del Sol Naciente a China y allí se acogieron con verdadero entusiasmo. Tanto es así, que las adoptaron como propias.

Y de los titanes orientales de tradición milenarista y de elevado interés por lo sensitivo, las bolas chinas se van introduciendo en la cultura occidental, con su estela de misterio, sensualidad y también, por qué no, provocación.

Pueden estar más de moda o menos pero todo el mundo ha oído hablar de ellas. Unos las conocen y las usan, otros saben de ellas pero no las han usado nunca y aún una gran parte de la población adulta, jamás las vió. Ëstos son los menos y para eso están los sex shops, las tiendas eróticas y la información disponible en internet.

Todos los juguetes eróticos tienen una función concreta o varias dependiendo de su uso, pero las bolas chinas llevan terapia incorporada. Se dice que en el Japón de los antiguos emperadores, poseedores de multitud de concubinas para los placeres de la carne, éstas debían aguardar turno antes de ser llamadas por el emperador y mientras tanto, las bolas chinas eran necesarias. Al introducirlas en la vagina, la mujer debía aprender a ejercitarlas con los músculos vaginales y así endurecer el útero y las paredes vaginales. El suelo pélvico se mantenía activo y los órganos genitales internos estaban entrenados para un coito más satisfactorio.

Con esta idea de fisioterapia tan adecuada por otra parte, hoy en dia se sigue manteniendo tal práctica además de ser un juguete erótico capaz de proporcionar grandes orgasmos. Conviene, no obstante, informarse sobre su mejor uso y cómo hacer estos ejercicios vaginales para conseguir un óptimo resultado. La famosa gimnasia Kegel está muy recomendada para poner a punto la musculatura pélvica sin olvidad el placer. Adquirir bolas chinas de distinto peso es recomendable y alternarlas también.

Acostarse boca arriba al introducirlas y ensayar en esta posición parece ser la más aconsejada, y a partir de ahí, lograr que no se salgan y conseguir acostumbrar la cavidad vaginal notando su peso y su volumen.

Las bolas chinas son, de los juguetes eróticos que se conocen, las más singulares en uso porque de él depende que sean enormemente satisfactorias o indiferentes para el usuario o usuaria. Teniendo en cuenta que pueden ser introducidas en el ano, con el aconsejable lubricante, las bolas chinas no son exclusivas del sector femenino.